viernes, 8 de noviembre de 2013

Cartas a mi primer nieto III.


Ya tiene cuatro meses y está lejos...pero lo siento como si estuviera conmigo, estoy feliz porque sé que está en las mejores manos: sus padres. Hoy me han entrado ganas de volver a hacer mis antiguos pinitos con el lápiz... para dibujarlo a él, porque cuando lo hago me siento mas cerca de su personita, porque cuento los días hasta verle de nuevo, hasta contemplar esos ojazos
que me despidieron hace dos meses mirándome fijamente desde los hombros de su papi, como diciendo, no te preocupes abuela, estaré bien, y tú también...solo dos meses, pero qué largo tiempo.

Esta distancia que rompe corazones y te obliga a hacerte fuerte, muy fuerte, para aguantar, para aceptar y considerar todo lo bueno que hay en tu vida, a pesar de los pequeños inconvenientes, creo que lo más sensato es valorar lo que de verdad es importante, descubrir que cada tiempo tiene su provecho, que lo que queda por vivir vale la pena.

Inventar formas nuevas dentro de lo ya tan conocido, siempre aprender, siempre ilusionarte, siempre agradecer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario