Follow by Email

lunes, 26 de junio de 2017

Consejero emocional.




Toma ya, lo oí en uno de esos telediarios que más que informar despistan atenciones, pero, eso es harina de otro costal. 

A lo que iba, resulta que ahora la gente y las empresas que se lo pueden permitir tienen "Consejeros emocionales". Pero, ¿Eso qué es?, pues no lo sé.
Digo yo que algo así como decirte qué es lo que sientes, cuando llorar y cuando reír, cuando sentirte bien y cómo, si debes alegrarte por un acontecimiento o más bien contener tu expresión de contento, asombro o decepción, si ofenderte o no por un comentario, cómo reaccionar al triunfo...y esas cosas.

Hablaban de un tenista famoso, de lo que le aconsejaba su consejero emocional. No sé si soy rara, yo creo que sí, pero creo que ese personaje no nos debería hacer falta,  qué lío tengo ahora, pues desprovista de tal asesoramiento me temo que no voy a dar pie con bola. Menudo estrés que me está entrando, ¿Dónde hallar quien me ayude a sentir mis emociones? Pero, ¿Serán mías las emociones o tendré que esperar al asesor?, ¿Se refieren al psicólogo o al psiquiatra? ¿O es este un nuevo título universitario virtual? 

Socorro, socorro, ayuda, no sé qué sentir...¿Qué emoción es esta????

miércoles, 7 de junio de 2017

Recordar es el mejor modo de olvidar. Sigmund Freud





Memoria. ¿Qué es la memoria?, ¿Porqué cada persona tiene unos recuerdos diferentes de los mismos acontecimientos, otras ni siquiera los recuerdan?. Siempre ha sido un misterio para mi. Hay incluso personas que tienen la audacia de llamar rencorosa a otra por recordar un determinado acontecimiento. ¿Por tener memoria?. Se pueden recordar o lo que es lo mismo, no olvidar, momentos buenos que ocurrieron muchísimos años atrás y también malos, porque impactaron, pero a eso no lo llamaría rencor, creo que se puede perdonar, pero, para ello es necesario la memoria, si no, ¿Qué es lo que perdonas? Si no recuerdas...El rencor es otra cosa, es mantener el sentimiento de dolor en el tiempo, lo que hace daño a uno mismo.

Suelen ser los desmemoriados los que más reprochan que se recuerde, especialmente los malos momentos, qué fácil es cuando no has tenido esa experiencia juzgar al otro por recordar. Pero lo más gracioso es que llega un momento en el que te das cuenta que esa persona tampoco recuerda una excursión divertidísima que compartió hace unos años, o en qué momento alguien le dedicó una poesía porque le salió del alma, porque le impactó su momento de tristeza o de alegría. 

¿Será que la memoria tiene que ver con la sensibilidad?, ¿Con sentir más profundamente, con ser menos trivial?, no lo sé. Es cierto que también el tiempo puede hacer que deformemos lo pasado, que lo adaptemos a lo que realmente necesitamos recordar por mor de nuestro bienestar presente... o puede ser que la gente por esa misma razón recuerda lo acaecido tiempo atrás según su percepción, lo que para mi fue importante para el otro no lo fue. Complicado.