lunes, 26 de junio de 2017

Consejero emocional.




Toma ya, lo oí en uno de esos telediarios que más que informar despistan atenciones, pero, eso es harina de otro costal. 

A lo que iba, resulta que ahora la gente y las empresas que se lo pueden permitir tienen "Consejeros emocionales". Pero, ¿Eso qué es?, pues no lo sé.
Digo yo que algo así como decirte qué es lo que sientes, cuando llorar y cuando reír, cuando sentirte bien y cómo, si debes alegrarte por un acontecimiento o más bien contener tu expresión de contento, asombro o decepción, si ofenderte o no por un comentario, cómo reaccionar al triunfo...y esas cosas.

Hablaban de un tenista famoso, de lo que le aconsejaba su consejero emocional. No sé si soy rara, yo creo que sí, pero creo que ese personaje no nos debería hacer falta,  qué lío tengo ahora, pues desprovista de tal asesoramiento me temo que no voy a dar pie con bola. Menudo estrés que me está entrando, ¿Dónde hallar quien me ayude a sentir mis emociones? Pero, ¿Serán mías las emociones o tendré que esperar al asesor?, ¿Se refieren al psicólogo o al psiquiatra? ¿O es este un nuevo título universitario virtual? 

Socorro, socorro, ayuda, no sé qué sentir...¿Qué emoción es esta????

6 comentarios:

  1. Me hiciste reir, Maru, con el trasfondo real del asunto nunca se sabe qué va a aparecer como novedad! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Maru, te referirás al "coaching personal o profesional", y tiene otros nombres también. Es una figura surgida para motivar y hacer controlar las emociones. Creo que al final, si hacemos caso a todo, acabaremos no siendo nosotr@s mism@s, si deciden por nosotr@s.
    Me hiciste reir por el modo en que lo cuentas, entre ironía y realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que en nuestra pereza mental progresiva vamos acomodándonos a que nos lo pongan todo mascado y terminaremos completamente jilis y no nos habremos dado cuenta. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Un consejero de ese tipo es alguien que te pone una cadena y te lleva por el major camino como hacemos con nuestro perro. Me da un poco de pánico pensar en quien toca algo tan sensible para que alguien nos lo de todo mascado...

    No sé que más decir sólo que me ha gustado mucho su relato de las dos mariposas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. "No sé qué sentir..."

    Ojalá alguna vez pueda escribir algo tan nítido realmente, lleno de lirismo y profundamente filosófico. Me saco el sombrero, Maru.

    Abrazo agradecido de leerte.

    ResponderEliminar
  6. Pues supongo que será "cosa de los tiempos"...

    A tiempos "inestables", nuevas profesiones milagrosas! De todas formas se ve que la cosa no es para la mayoría... Tenista y famoso, léase medios económicos y tener que mantener el "palmito", será para algunos escogidos, que por otro lado lo necesiten.

    ¡Lo dicho, nada que ver con la mayoría!

    Es como si necesitásemos de la publicidad, y sus sugerencias, para vivir de manera natural.

    ¡¡De locos!!

    Abrazo.


    ResponderEliminar