sábado, 9 de junio de 2018

Si sirven, ¿Porqué cambiarlas?



Me gustan las cosas viejas, con su humildad y su servicio de años, con sus colores gastados y bordes redondeados por el paso del tiempo, siento su mirada a través de los años, de familias distintas... y ellas, las cosas, siempre ahí, el sillón que viajó en el tiempo, la librería gastada con libros que leyeron tantos, las puertas maceradas de abrir y cerrar pasos, la cocina que a tantos ha acogido, ahí siguen, imperturbables, las nuevas generaciones llegan siendo niños, aceptando el pasado que reside en esas cosas viejas, así son ellos, los niños, todo les divierte y les atrae, vienen sin necesidades, con todo en ellos y de repente pienso que son como las cosas viejas, que no piden nada, que todo el tiempo han ofrecido y siguen ofreciendo, nosotros nos seguimos sirviendo de ellas y de ellos, de las cosas viejas porque siempre han estado con nosotros y con los que se fueron y de los niños porque son recién llegados limpios, nuevos, alegres y renovadores que nos traen sus risas y su alegría de vivir.


martes, 3 de abril de 2018

El infierno no está en el remordimiento. Está en el corazón vacío. K. Gibran






Y si somos capaces de percibirlo, de sentirlo, viviremos los momentos de reparación, esos instantes que te devuelven el recuerdo de lo que creíste haber hecho mal, ahora se presentan en oportunidad de seguir amando y curando heridas, el tiempo nos muestra claramente que siempre se pueden mejorar y restaurar lo que creemos fueron errores en nuestro caminar.

Al sentir esto una inmensa paz se adueña de nuestro interior, una tranquilidad que no es la de tener los problemas resueltos, no es la de poder llegar a fin de mes sin apuros monetarios...es, otra sensación, la que te aporta una lucidez que va más allá de lo palpable, es la conciencia de la verdad, esa que solo cada uno de nosotros podemos encontrar en nuestro interior, esa que no necesita testigos para certificarla, simplemente te permite descubrir que eres mucho más que todo lo externo. Es cuando escuchas el sonido del silencio




jueves, 8 de marzo de 2018

Felicidades mujer.




Felicidades no porque haya que haber señalado un día para celebrarlo, (los hombres no lo necesitan), sino simplemente por haber nacido mujer, por tener la capacidad de trabajo y aguante más fuerte ante cualquier vicisitud, por poder elegir entre ser madre o no serlo, por ser el vehículo que ha elegido la naturaleza para albergar a un futuro ser, por poder sentir el amor más incondicional que existe, por tener la fortaleza de ver cómo se ha pisoteando tu inteligencia simplemente por ser mujer, cómo has sido testigo silencioso de tantas injusticias habiendo sido consciente de ellas, pero tú sigues adelante, por ser una luchadora en el silencio y en la actividad según los casos, por las calladas y por las alborotadoras, porque cada una tiene sus razones para actuar de la forma que cree más adecuada para su momento, porque nuestros derechos van más despacio, pero van, en eso deberíamos ser una todas y todas una, porque donde hay una mujer sufriendo no puede haber otra ignorando.

 Quiero pensar que algún día todas estas reivindicaciones las recordarán nuestras nietas o biznietas con curiosidad, no se lo podrán creer, porque el tiempo va dejando atrás las historias, los momentos vividos, las luchas y los logros, los nuestros ahora y los de otras muchos años antes. 

Hoy no debería ser un día de regalos y de ofrendas, no debería convertirse como tantas otras celebraciones en te doy un regalo y todo sigue igual, siguiendo el dictado del consumismo que nos manipula, no, hoy debería ser un día para reflexionar y cambiar actitudes, revisar educaciones, terminar con los falsos príncipes azules y las princesas rosas, el primer día del verdadero cambio. 

Arriba los corazones, como decía mi madre.  

martes, 2 de enero de 2018

Yo.



La verdad es que soy el rey del mambo. Nadie sabe tanto como yo, pertenezco a los más selectos grupos de esta sociedad caduca y en decadencia, pero yo, yo soy de lo mejorcito que ella, esta sociedad ha dado.

Menuda estúpida mi tía, ella piensa que soy un analfabeto emocional, qué sabrá el burro lo que son caramelos, bah, “Keleden”. Lo que me tienen es una envidia que no la superan, claro, ¿Cuándo van a llegar ellos a mi rango, eh?, nunca, porque están anquilosados en sus ideas y prejuicios. Sin embargo yo, he superado un obstáculo tras otro, me he superado a mi mismo, he sacado tres títulos, hablo cinco idiomas, he leído ni te cuento de libros, pregúntame por autores y te digo. Lo cierto es que todos saben lo que valgo, cuando nos reunimos, ¿Quién es el que habla?, pués yo, naturalmente, es que ya es clásico, ellos ni saben qué decir, en realidad sus vidas son tan pobres, tan monótonas. Yo es que por mi trabajo viajo mucho, reuniones, presentaciones, comidas y cenas...Ella tampoco me aguanta mucho, dice que bebo demasiado, está fatal, claro, la llevo manteniendo desde que la conocí. Mal agradecida. 

A veces tengo que ponerme muy muy serio con ella, la pobre, no entiende nada, es muy guapa mi mujer, pero dentro de esa cabecita tan linda me pregunto si hay vida inteligente, yo la quiero, a mi manera, cuántas veces me ha dicho de separarnos, pero ni hablar, qué van a decir mis colegas, por favor, qué ordinariez separarse, eso se deja para los incultos, no sé cómo hacérselo entender, es que es muy torpetona ella. Qué paciencia señor, cuándo aprenderá a estar a mi altura. Es ella y solo ella la culpable de mi adición al alcohol.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Fiestas diciembre.




De nuevo se acerca la fiesta de la Navidad, el Fin de Año, fechas en las que por arte de magia o de ganas de ello, intentamos querer más, amar más de cerca, abrazar, perdonar, acordarnos de quien no nos acordamos normalmente. Si todo esto es auténtico o no, es igual, cada uno sabrá cómo timonea su propia vida, cómo siente a los que le rodean cada día, cómo se siente a sí mismo. 

Ojalá la lucidez del corazón  ilumine cada día a cada uno de nosotros. De momento comparto mi alegría de tener la oportunidad de leer todos estos blogs de amigos apreciados del alma y agradezco las visitas que me hacen también y las opiniones que me dejan. En realidad, se ha creado un grupito más o menos asiduo que estoy segura sería muy interesante reunido hablando de lo divino y de lo humano. 

Amigos y amigas blogueros, les deseo todo lo mejor ahora y siempre. Un fuerte abrazo virtual.

lunes, 11 de diciembre de 2017

La plenitud.

Le encanta su casa, siempre le gusta donde vive, piensa, que por el mero hecho de habitar un lugar, ya ese sitio es precioso para ella. Ha cambiado infinidad de veces de lugares y de viviendas, todas las ha disfrutado, todas le aportaron vivencias enriquecedoras y situaciones de alegría, también hubo tristezas, claro, pero eso afortunadamente era lo de menos, cuando se pone a recordar le vienen las alegrías, los momentos de bienestar. Igual es un bicho raro, en realidad es una persona pacífica, conforme con su devenir.


Ahora, de mayor, aparecieron los nietos todavía aprecia más la casa que habita, cuando ellos vienen y llenan todo con sus alegrías, sus risas y locuras ella piensa que su vida está completamente realizada, es una abuela feliz que reaprende con ellos a ser la niña que se le había olvidado que había sido.

 Aunque sabe que eso no es todo, que espiritualmente tiene mucho que aprender, una de las cosas el desapego, pero qué difícil no apegarse a los seres que adoras...

Bueno, todo se andará, mientras tanto, lo que más le gusta es vivir el momento, eso sí que lo está aprendiendo a pasos agigantados porque este paso por la vida es eso, montones de momentos vividos con intensidad y consciencia para llenarnos de energía, fuerza y alegría de sentir la vida.