Follow by Email

domingo, 30 de noviembre de 2014

A mi esposo.




Hoy te escribo para dejar constancia de mi agradecimiento a ti. 


Por tu fidelidad y lealtad, por tu trabajo y por tu ayuda, por tu paciencia y generosos silencios, por tu lucha constante por ser cada día mejor persona, por tu sensibilidad, por tu compañía incondicional...pero sobre todo, por nuestros hijos, por sus valores, por su honestidad, por su grandeza humana, porque cada uno de los tres, aunque distintos, son ejemplos de trabajo, de lealtad y de adaptabilidad en sus diferentes facetas en la vida, todo ello no hubiera sido posible sin tu ejemplo, austero y generoso a un tiempo, con una fortaleza y unos principios firmes que ellos han sabido integrar en sus vidas aún con los tiempos que corren y con los ejemplos adversos, ellos son auténticos, valientes, sinceros, dignos y honorables, quizá ni son conscientes de ello, ya que no son muy usuales estas palabras hoy en día, pero aunque no se digan, aunque no se escriban, son muy útiles para describir la forma de ser y ellos, nuestros hijos, son todo eso.

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, por ello te dedico estas palabras que te mereces y que me son más fáciles de escribir que de expresar hablando, son mis sentimientos sinceros, que no quiero guardar en un cofre cerrado sin posibilidad de apertura. Nunca sabemos de cuánto tiempo disponemos para amar, para alegrarnos, para agradecer...te amo.


lunes, 10 de noviembre de 2014

La jacaranda equivocada.




La jacaranda equivocada,

creyó que en otoño la primavera llegaba,

guardó sus más bellas flores al que atento la miraba,

mas no todos de ellas se percataban,
ya que las otras jacarandas
sin flores se mostraban
es que lo bello solo se muestra a según qué miradas ,
no vaya a ser que de maldad se contagiara.

Es así como en la vida,
que la belleza ciertas veces pasa desapercibida
pero mirando profundamente
notaremos que en cada instante
la belleza como la fealdad están presentes
somos nosotros quienes elegimos
una mirada diferente.




sábado, 1 de noviembre de 2014

Mundo




De madrugada...
Jóvenes saliendo de la disco
jóvenes camellos
jóvenes aprovisionándose
del chute diario.

Mas adelante
cinco viejas mujeres riendo
acabadas de levantar
de sus dulces sueños
estaban corriendo
haciendo ejercicio

Mundo, mundo mundo,

De jóvenes tentando
a la muerte
y viejos alargando su vida
de jóvenes tristes y
viejos mutilados para parecer jóvenes
¿Adónde vamos?
¿Adónde llegaremos?

¿Cuándo abriremos los ojos?
¿Cuándo el alma?
¿Cuándo dejaremos la inconsciencia?

¿Veremos todo claro algún día?
cada minuto es precioso
no vuelve

Mundo, mundo, mundo.



El ayer...



Atrapada
en una labor
sin sentido
en un trabajo
desabrido
en la tarea
del olvido
en una elección
equivocada
que el tiempo
te devuelve
en frustración.
Ejerces la cotidianidad
con abnegación,
con absoluto estoicismo,
¿Cuánto tiempo más
durará tu heroísmo?,
terrible lucidez, claridad,
pide un gramo
de frivolidad.