Follow by Email

domingo, 27 de abril de 2014

Cuando decides ser feliz.


Cuando, conscientemente un día te metes dentro de ti y tomas la decisión de SER FELIZ, te conviertes en un ser mucho menos vulnerable a los acontecimientos que se van sucediendo a lo largo de tu vida. La existencia se vuelve como un escenario donde como espectador ves cómo los egoísmos y las tristezas se van sucediendo, (Incluidos los tuyos).  Por supuesto que no puedes evitar desgracias, pero al no centrarte en ellas, porque tu ser está enfocado hacia la aceptación de lo inevitable y hacia la superación de ti mismo, sufres como es natural el tiempo que necesitas para reponerte, pero no fijas tu vida en ello, porque has decidido estar bien, fijarte en lo bueno, perderte en la contemplación de lo bello y no pararte ante nada mezquino. Parece difícil,  pero no lo es. Es simplemente aceptar la vida, vivirla tan intensamente como puedes porque sabes que es finita, que un día todo se acabará, lo que tenemos que asumir es que ese día, el último, podría ser hoy...


6 comentarios:

  1. A eso, Carlos Castaneda decía que Don Juan lo llamaba: la muerte como consejera.
    "La muerte es nuestra eterna compañera -dijo don Juan con un aire sumamente serio-. siempre está a nuestra izquierda, a la distancia de un brazo. Te vigilaba cuando tú vigilabas al halcón blanco; te susurró en la oreja y sentiste su frío, como lo sentiste hoy. Siempre te ha estado vigilando. Siempre lo estará hasta el día en que te toque.
    Extendió el brazo y me tocó levemente en el hombro, y al mismo tiempo produjo con la lengua un sonido profundo, chasqueante. El efecto fue devastador; casi volví el estómago.
    - Tú eres el muchacho que acechaba su caza y esperaba pacientemente, como la muerte espera; sabes muy bien que la muerte está a nuestra izquierda, igual que tú estabas a la izquierda del halcón blanco.

    Sus palabras tuvieron la extraña facultad de provocarme un terror injustificado; la única defensa era mi compulsión de poner por escrito todo cuanto él decía.
    - ¿ Cómo puede uno darse tanta importancia sabiendo que la muerte nos está acechando? -preguntó.
    Sentí que mi respuesta no era en realidad necesaria. De cualquier modo, no habría podido decir nada. Un nuevo estado de ánimo se había posesionado de mí.
    - Cuando estés impaciente -prosiguió-, lo que debes hacer es voltear a la izquierda y pedir consejo a tu muerte. Una inmensa cantidad de mezquindad se pierde con sólo que tu muerte te haga un gesto, o alcances a echarle un vistazo, o nada más con que tengas la sensación de que tu compañera está allí vigilándote".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Néstor, qué bonito lo que has puesto y qué cierto. Por eso, aprovechemos los días, quizá meses o años que le robemos a ella, la única que nos trata a todos igual y sin embargo, tan temida por su misterio...

      Eliminar
  2. Hola Maru:
    Viniste a mi Blog, sin saber nada de mi. No quise responder de inmediato. He preferido pasarme por el tuyo y verte. Te responderé.
    He querido entrar en una de tus entradas y ver qué hay por ahí. Me pareció sugerente el título de esta CUANDO DECIDES SER FELIZ. Y... aquí estoy.
    Me gusta ser feliz, estar a gusto, decir lo que siento, compartir y vivir.
    No pienso en la muerte nunca, ni en la enfermedad, ni en algo negativo. No le dedico un minuto. Y me va bien. Nos va bien.
    Suceden contratiempos, cosas no deseadas, ciertamente. Pero, en mi familia, prima lo bueno y la paz. Ni una pastilla tomamos. Y el medico , cualquiera están ahí, pero ni lo visita,os.
    Un abrazo
    José Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola José Manuel, primero que nada gracias por seguir mi blog, el tuyo lo encontré seguramente a través de alguno que sigo, lo encontré interesante y ahí que me quedé, leyendo y esperando tus nuevas publicaciones. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ser feliz, tomarte las cosas con humor, vivir el instante sin añorar pasados ni agobiarte por el futuro es una buenísima manera de transitar poe este camino de la vida.

    Como decía Machado..."Caminante, no hay camino, se hace camino al andar...

    Eso y que la vida sólo tiene un sentido...Hacia adelante.

    Volveré por aquí, un beso,

    ResponderEliminar