jueves, 17 de febrero de 2011

Hoy es el primer día del resto de mi vida...

Hola, aquí estoy creando un blog, muchos no entenderán lo que significa haber pasado por tantas etapas de comunicación... empecé con la máquina de escribir a teclazo limpio, si querías copias, papel carbón al canto, y si te equivocabas se te estropeaba todo el trabajo puesto que era calcado, los más jóvenes no sabrán ni de qué hablo... después aparecieron las máquinas con visores, dónde podías ver si te habías equivocado y corregir antes de imprimir, ¡Qué adelanto!, más tarde el ordenador, enorme, con su torre que pesaba un montón...me acuerdo del télex, de las máquinas contables, bueno, sin olvidar que antes que esas máquinas se llevaba la contabilidad a mano, tenías que tener una preciosa letra y números, eso se valoraba mucho entonces, si ni teníamos televisor, a mis 14 años tuvimos el primero, en blanco y negro...jajajaja si querías color, vendían unas transparencias que ponías delante de la pantalla del televisor y ahí tenías el color, menuda ilusión... y así durante más de treinta años, experimentando tantos cambios y adaptándome con enorme curiosidad. De este trabajo he aprendido a no tener miedo, a probar, si te equivocas, repites que ya te saldrá mejor, siempre hay otra oportunidad, si no valoran los demás tus esfuerzos, pués es igual, uno sabe lo que hace y con qué intención, siempre, eso es madurez, que quiere decir ser cada día más cándido.

5 comentarios:

  1. Te olvidas de la taquigrafía, recuerdo que también estudiaste eso.

    ResponderEliminar
  2. Ah, ENHORABUENA Y BIENVENIDA al mundo Blogger.

    ResponderEliminar
  3. Gracias hermano, un poco tarde para contestarte estos comentarios, pero por aquél entonces no estaba yo muy ducha en lo de los blogs. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuán largo me lo fiáis, pardiez! Que diría Don Juan jajjajajaja...

    Largo va por el 2011. Y que aquí aparezco a leerte.

    Muy determinada tú siempre. Y ya esa mirada lo reseñaba.

    Espero tener más suerte que Garavito y recibir antes, de los 4/5 años, tus palabras...

    Un gran abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, amigo Ernesto, rauda a contestarte voy, pues no sería adecuado no hacerlo cuando te has desplazado hasta el dos mil once a leerme. Muchas gracias, me encanta que recorras el blog que en realidad va encontrando lo esperado sin esperar nada. Fuerte abrazo.

      Eliminar