lunes, 23 de febrero de 2015

La mediocre.

Qué triste serían los bosques si solo cantaran las aves que mejor saben hacerlo. R. Tagore


Tenía aptitudes para cantar, dibujar, escribir, un alma de artista, vamos, pero no había sido constante en los estudios, las cosas se torcieron, se le acabó la voluntad, esa que hace falta para llevar a buen fin cualquier cosa. Se dedicó a otros menesteres mas prosaicos... y fue pasando el tiempo.

Hasta que un día se encontró con el tiempo, todo a su disposición, como le entusiasmaba cantar, cantaba, en casa, en la cocina, por la calle, con amigos, también escribía, le venían las ideas y se entretenía con ello, algún escrito enseñó, y no faltaron las críticas a su mediocridad, porque claro, como no había estudiado para escribir, pues no tenía estilo literario, como no fue a clases de canto, ay! qué pena, tan bien como podrías haberlo hecho y el dibujo, uy, el dibujo, podrías ir a clases de pintura...

Qué lata, pensaba, si yo me divierto así, haciendo mediocridades, mejor hacer algo que pasar las horas muertas delante de la caja boba, o hablando de los demás, o pensando tonterías,  pero algunas personas creen saberlo todo mejor, bueno, mucho caso no les hacía porque seguía con sus aficiones, sabiendo que eran eso, aficiones. ¿Cuántos millones de personas habitan el mundo?, ella creía que dentro de cada ser humano hay un ser excepcional y ella era uno de ellos, sin más. 

Por eso, pasaba su tiempo leyendo, escribiendo, cocinando, cantando, fotografiando, paseando... apresando todo lo que su mediocridad le permitía percibir. ¿Acaso era mediocre un pájaro, una flor, el mar o el cielo?... y siguió viviendo en paz.


5 comentarios:

  1. Un ser feliz,sin duda.Aprender un arte o un oficio y especializarse en él puede que nos robe tanto tiempo que no haya merecido la pena.Además,¿quién está preparado para juzgar la obra artística de otro?.El arte no se juzga,se disfruta si te gusta o se ignora si no te gusta,nada más.

    Interesante entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Un ser feliz,sin duda.Aprender un arte o un oficio y especializarse en él puede que nos robe tanto tiempo que no haya merecido la pena.Además,¿quién está preparado para juzgar la obra artística de otro?.El arte no se juzga,se disfruta si te gusta o se ignora si no te gusta,nada más.

    Interesante entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jerónimo, me alegra mucho que hayas encontrado interesante este tema. A mi también me lo parece, pues hay hoy en día un afán por certificarlo todo, cuando en realidad, a veces, por mucho certificado que algunos tienen, terminan por dedicarse a lo que ni habían imaginado que podrían hacer. La vida es simplemente eso, una caja de sorpresas y oportunidades que cada uno verá o sabrá como aprovecharlas, o no. Saludos.

      Eliminar
  3. La felicidad no necesita demasiado estudio aunque algunos se beneficiarían de una u otra clase... ;)
    Saludos de una Ninfa.
    PS: Me gustó la "cajá boba". Jaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión y por haberte pasado por aquí, no pierdas la costumbre. Es cierto, cómo ser feliz no tiene Facultad en ninguna Universidad, cada uno tiene que ingeniárselas para buscar la mejor forma de vivir su vida. Saludos Ninfa.

      Eliminar