domingo, 15 de febrero de 2015

Mi mimador.




Foto de Néstor M. Garavito


Lugar sórdido 
de patios fríos, 
de caminantes zombies
ecos de las personas 
que una vez fueron.

Y me llevaron a verte
y allí estabas,
con tus azules ojos
perdidos en el vacío, 
no podían contigo,
un rebelde hasta la muerte
con tu sangre hirviendo
hasta en la ancianidad
no estaban preparados para ti
arteriosclerosis
dijeron los galenos
y te enviaron allí.

Manicomio lo llamaban,
donde iban a parar
los incomprendidos,
los molestos, los solos,
allí me llevaron a visitarte
y no lo pude soportar ...

Tu vacío, tu pena y desasosiego
tu horror se convirtió mío ...
con solo trece años
rogué por ti,
tanto, que de allí te sacaron.

Y volviste a las tuyas
a escaparte,
a creer que la tarde 
era la madrugada
a hacernos buscarte 
por tus queridas calles
en la noche,
en cualquier rincón 
allí estabas, un poco sabiendo
que era la noche, no la mañana
pero con la alegría de tu libertad,
con aquel brillo de divina locura de nuevo 
en tus ojos azules...

4 comentarios:

  1. Me gusta tu forma de ver ese fenómeno de la pérdida de memoria que se ha convertido en un azote de los mayores en esta sociedad que cada vez alarga más la vida y, por tanto, también alarga los deterioros propios de la edad avanzada. Mi primera esposa, de la que me separé hace ya 23 años se encuentra ahora en una residencia porque está perdiendo la memoria. Yo no puedo evitar la tristeza de ver a los dos hijos que tuve con ella ir a visitarla y que ella no los reconozca. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, me alegra muchísimo que hayas pasado por aquí. Como me encanta y me relaja escribir, voy sacando trazos de mis experiencias o la de otros, añado un poco de imaginación y ahí lo lanzo. Me entusiasma esto de los blogs, aparte de ello, voy conociendo personas interesantes como por ejemplo tú. El tema de este post es cierto que es tristísimo y que hace no tantos años eran tratados como dementes, eso era más penoso aún...especialmente para los familiares, siento esa tristeza de tus hijos, tener que ver a su adorada madre que un día lo fue todo para ellos de esta manera tiene que ser durísimo... un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Me gustan tus letras juguetonas y llenas de evocación...
    Paz y Vida
    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isaac, por leer el post y por tu breve pero halagadora descripción. Un abrazo.

      Eliminar