lunes, 26 de septiembre de 2016

Honestidad.




Apenas 25 años, sola, con su bebé clamando por la vida dentro de ella. Cogió el teléfono y llamó, al otro lado una voz masculina un poco cantarina, le daba una cita para optar por el trabajo de traductora que la llevaría lejos de todo lo conocido, el trabajo que le permitiría tener a su bebé sin que los cotilleos le alcanzaran. Eran malos tiempos para una madre soltera.

Cuando la puerta se abrió, apareció Leo, un hombre mayor para ella, con una sonrisa abierta y gentil. Él la miró estupefacto, le gustó desde el primer momento, no era para menos, Alina era una mujer bella, su embarazo, apenas perceptible, le había añadido una vulnerabilidad a la que era difícil resistirse, si a ello añadíamos su casi desesperada situación, ante él apareció como la princesa que había que rescatar de las fauces de un monstruo. 

El empleo fue para ella. Aparte del sueldo, se le facilitaba apartamento y prácticamente manutención, ya que aquel millonario la necesitaba continuamente en sus diversas visitas a abogados, notarios y demás burocracias necesarias para su situación, que no era otra que establecerse lejos de sus empresas y empezar una nueva vida después de haber sido víctima de un amago de infarto debido a su mucho estrés.

En uno de los almuerzos él fue directo al grano, le dijo que quería ocuparse de todo lo concerniente a ella, que se estaba enamorando y creía que podrían tener una buena vida en común junto con el bebé. Al principio a Alina no le pareció mal la idea, aunque no estaba enamorada de Leo, sí que le parecía atractivo en muchos aspectos, el principal era su desahogo económico, ( No le gustaba engañarse a sí misma).

Aquella relación fue prosperando especialmente en lo que al trabajo se refería, ella le ayudó muchísimo en el desarrollo de sus planes, trabajando con ahínco para conseguir objetivos. Él compró un restaurante y una discoteca que dieron gran auge a aquel pueblecito hasta entonces bastante aburrido, ella se implicaba en todo como si de sus propios negocios se tratara. 

Dió a luz a su hija y él le regaló el anillo de brillantes más fabuloso que había visto en su vida. Cuando volvió a casa de la clínica, tuvo la agradable sorpresa de encontrar que también se había preocupado de conseguir una joven que la ayudaría con la pequeña. Todo aquello hubiera sido maravilloso y podría haberlo aceptado si no hubiera sido por el descubrimiento de la debilidad de Leo por las mujeres. 

Trató de convencerse a sí misma de que no podía darle la importancia que le daba si ni siquiera estaba enamorada de él, que para ella y su hija aquella situación era una ventaja frente a lo que significaría dejarlo todo y volver a empezar desde cero, sola. Pero su dignidad pudo más, se armó de valor y un buen día, hizo las maletas y con su hija de seis meses partió en busca de la vida que ella pensó que se merecía.

En una palabra, tomó una decisión, lo que vendría después son otras historias, pero vivir en contra de sí misma era algo que no estaba dispuesta a aceptar. Al marcharse sintió una especie de liberación, un sentimiento difícil de transmitir, un estado de ánimo que la hacía volver a ser la mujer libre que siempre había sido, capaz de enfrentarse a cualquier vicisitud. Un retorno a la plenitud personal que valía la pena.


16 comentarios:

  1. Qué historia más difícil. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, gracias por pasarte por aquí. Sí, la vida no siempre es fácil. Un saludo.

      Eliminar
  2. Importa su realismo. En realidad resulta todo un problemazo tomar la decisión. Volver a empezar desde cero o desde otro lugar mucho más frágil, pero con la solidez de la coherencia en el cuerpo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Antonio, más vale eso que vivir una vida basada en la mentira ¿No crees? Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  3. Importa su realismo. En realidad resulta todo un problemazo tomar la decisión. Volver a empezar desde cero o desde otro lugar mucho más frágil, pero con la solidez de la coherencia en el cuerpo. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ella se hizo libre a pesar de la carga que llevaba bajo su brazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari-Pi-R es una historia como tantas que ocurren en esta vida...una mujer valiente. Abrazos.

      Eliminar
  5. La historia es interesante y perfectamente real, si fuese el caso. Humana en casi todos sus aspectos. Y gratificante. El papel de los protagonistas, natural.

    La decisión que toma al final, obligada por las circunstancias, tiene el componente primordial del encuentro consigo misma.

    Un abrazo, Maru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, exacto, el encuentro con uno mismo, sin mentiras, poder mirar hacia dentro y no tener nada que reprocharse...Abrazos.

      Eliminar
  6. A veces los valores humano y nuestra dignidad, pueden más que todos los lujos que nos puedan dar. Una historia que hoy en día puede pasar a cualquiera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Cristina, es una historia que sigue de actualidad, porque la vida es eso, elegir, caer, levantarse, seguir...pero sobre todo no perder el respeto por nosotros mismos. Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  7. Me gustan las historias que cuentas tan bien. Su forma, su ritmo... y el fondo de ellas. Es difícil el paso que dió, muy difícil, pero tuve el coraje necesario para hacerlo y seguro que en esa nueva etapa llena de vicisitudes, en el fondo, será más feliz.
    Un beso, Maru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmela por leerme y encima piropearme, te mando un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  8. Me gustan las historias que cuentas tan bien. Su forma, su ritmo... y el fondo de ellas. Es difícil el paso que dió, muy difícil, pero tuve el coraje necesario para hacerlo y seguro que en esa nueva etapa llena de vicisitudes, en el fondo, será más feliz.
    Un beso, Maru.

    ResponderEliminar
  9. Tus líneas escritas son como una construcción de un puente: Fuertes y seguras. Y podría, ya como viaducto, llegar a ser un cuento madurado como tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vicente, eres muy observador...podría ser un cuento madurado como mi reseña, podría...Un abrazo.

      Eliminar