domingo, 15 de enero de 2017

No es lo mismo ser que estar... Feliz domingo.




La gente que no cuenta lo que hace,¿No hace nada?, la gente que no cuenta lo que sufre, ¿No sufre?, las personas que no cuentan sus problemas, ¿No los tienen?

Y todas estas preguntas me las hago porque he descubierto que hay dos tipos de seres, unos, te cuentan una serie de tonterías que a nadie interesan, llegando en casos a comentarte hasta si te has enterado del divorcio de Angelina y Brad (¡) como si fueran de lo más allegados, muy fuerte, y claro, una que no se entera de cosas tan actuales e importantes se queda con cara de poker. Aparte de esto también te harán partícipe de los últimos escándalos políticos tomando ¡Cómo no! partido por unos o por otros, enseñando siempre la gran inteligencia de que han sido dotados para esgrimir sus argumentos. Te contarán su último viaje de diez días con pelos y señales y también te hablarán del próximo que piensan hacer, porque, claro, les encanta "Viajar", por mi parte creo que viajar es otra cosa, pero, bueno, ese es mi problema.

Y luego están los otros, los que desde que te ven empiezan con la misma cantinela de siempre, que si mi marido es un egoísta ( llevan diciéndotelo los treinta años que hace que están juntos, pero ahí siguen), que si mi hijo, que si mi nuera, y te van soltando una serie de quejas que tú no puedes solucionar pero que te obligas a escuchar, porque como no te gusta contar cosas relacionadas con los otros, te quedas fuera de juego, es como si a ti no te ocurriera nada, no trabajas, no sufres, no enfermas, además de encontrar perfecto a todo aquel que te rodea, jejeje. 

Pero de sí mismos...chitón. ¡Ehhhhh! (Pienso yo), ¿Es que no hay nada ahí dentro? Sí, ahí, dentro de ti. Cuéntame cómo te sientes tú, qué te gustaría cambiar de ti, cual ha sido o sigue siendo tu sueño, si lo has cumplido, si lo piensas cumplir, si has desistido porque has decidido dejarte llevar por los otros o por las circunstancias, si estás en paz contigo mismo. Pero no señores, esta sería una conversación verdaderamente aburrida, pues en realidad no importa cómo te sientes, ni lo que eres, ni lo que te hace sentirte en paz. Solo importa lo que se puede constatar, lo que vemos y lo que hacemos para enseñar a los demás. Lo que no se ve, no importa.

Bueno, ya he soltado la perorata de hoy, aunque no es de hoy, hace tiempo que la escribí, pero pienso que sigue vigente. Si has llegado hasta aquí te doy las gracias y un fuerte abrazo.


video

Bueno, este es un video divertidísimo, la inocencia de la infancia junto al embeleso de unos abuelos. (Habla en inglés porque su madre quiso hablarle en ese idioma desde que nació.

9 comentarios:

  1. Hola Maru, tapamos nuestros sentimientos por pudor o por no querer ver cosas nuestras que mejor queden guardadas, por eso hablamos del tiempo y de los demás, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Quién habla de otros y no habla con sinceridad de sí mismo, quizá esté perdido...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Para reflexionar. Escrito muy simple y tan irrefutablemente que no puedo menos que reflexionar.

    Abrazo, Maru.

    ResponderEliminar
  4. Los niños son lo mejor :)

    Las personas cuya vida parece basarse en la vida de los demás, por eso que comentas de que sólo hablan del resto, tienen que tener, como todo el mundo, altos y bajos, cosas buenas y malas, sufrires y divertimentos...pero son proclives a salvaguardar lo suyo, pienso que por si dan con alguien como ellos y se ponen a desmenuzar su intimidad.

    Yo suelo ser excesivamente transparente, cosa que no me agrada mucho pero que no puedo evitar, no del todo, que con los años y por suerte, una aprende a guardarse cosas.

    Lo de hablar de los demás, creo con sinceridad que todos lo hacemos alguna vez, pero no hacemos de ello nuestra principal meta. Uffff qué rollo vivir así!
    Hala, yo sí que te he soltado una perorata!!!
    Perdónnnn
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maru.
    Parte de verdad puede haber en lo que escribes.
    Y si, hay personas que viven de cara a la galería y otras que lo saben vender todo. Cada uno es como es y hace tiempo que lo comprendí.
    Y "lo que no se ve" si importa creo yo. Basta que le importe a uno mismo.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Es más fácil hablar de los otros que de uno mismo, pero es cierto que hay que hablar de lo que sentimos y somos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Dos?… jajajajjajaja… Creo que millones!

    A tus preguntas iniciales ¿qué responder? Tendría que analizarme a mí mismo primero para ver dónde me sitúas… tú. Y eso sí que está fuera de mis posibilidades… Y tal vez de la tuyas :)

    ¿Para qué querría yo situarme en un tablero de ajedrez, entre otras figuras, para que alguien, los demás, saquen conclusiones sobre mí que ni yo mismo me planteo?

    No hay ya tablero de nada en mi vida… Más bien un sendero natural, puede que no falto de vericuetos, los menos, en el cual lo único relevante es seguir andando…

    Sí, he llegado hasta ahí, tu texto calificado de, pienso, que de tu propio momento…

    Un abrazo, María.

    PD: ¿No querías saber? :)

    ResponderEliminar
  8. Muchas veces somos insoportables y nos cuesta tolerarnos a nosotros mismos, jaja hay que tenernos paciencia y escoger muy bien a quienes nos rodean para que sean una suma y no una resta,
    Cariños
    mar

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Maru! Soy de las que poco hablan de sus cosas intimas con los demás, sólo con dos amigas suelo sincerarme. y soy de las que los demás eligen para contar sus penares. Me digo muchas veces que debo tener cara de psicóloga.

    Un abrazo, bonito niño el del video.

    ResponderEliminar