miércoles, 14 de octubre de 2015

Liliana. El primer día más feliz de mi vida.






   
      
Y naciste, para llenarme de amor, de un amor indestructible, incansable, incondicional, un cariño tan fuerte que ha sido una armadura contra todas las adversidades que ha ido encontrando...                                                               

Felíz cumpleaños hija. Siempre intuí que con los hijos se aprendería lo que nos faltara y nos complementaría en la avanzada madurez, ya que para los padres representan un futuro que  por lógica  generacional y demográfica,  está  vetado, estoy teniendo el privilegio de aprender de ti, de ser partícipe de tu cambio, de tu elección .

Ver cómo estás educando a tu hijo junto a su padre,  con esa dulzura,  esa paciencia,  creatividad y responsabilidad, eligiendo ese cometido por encima de intereses más prosaicos, renunciando a tantas cosas que para ti antes eran prioritarias, sin amago alguno de desconsuelo,  simplemente con la ilusión que la maternidad junto a la estabilidad familiar han traído a tu vida.

Espero que cumplas muchísimos más, que sigamos disfrutando de tu entrañable familia y seguir siendo testigo de tu realización como madre,  como mujer.

Como madre también me siento orgullosa de haber influido en algún sentido para que tu personalidad sea como es. Te quiero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario