martes, 7 de octubre de 2014

Los que se quedan...








Entró en el bar y pidió un café. Absorta en sus pensamientos se sorprendió cuando al levantar la cabeza se encontró a su amiga frente a ella. -Hola, ¿Cómo va todo, y tus hijos?- Hacía tiempo que no se veían...

Le respondió con un -Bien- que sonaba un poco pobre dada la relación que tenía con aquella persona, pero, no quería ahondar en sus sentimientos y vivencias aquel día, no podía. Sus hijos estaban bien, afortunadamente, pero lejos, dos de ellos, muy lejos, y eso le dolía, le dolía no poder tocarlos, besarlos, mirarlos de cerca, no por ese puñetero skype... Admiraba sus decisiones de irse de un país que nos los reconocía, de tratar de  mejorar sus vidas, porque en realidad era así, eran sus vidas... pero ella, algunas veces no podía soportarlo, no podía renunciar a echarlos de menos, no se quejaba, pero sentía que esa era su realidad y que no podía cambiarla, era también consciente de su gran suerte por las posibilidades que sus chicos habían tenido de poder marchar, de que les fuera bien en sus aventuras, de su salud... pero a veces todo ello se derrumbaba y llegaba el desconsuelo, con una canción, con un poema, con otra historia... -Están muy bien- repitió a su amiga.

4 comentarios:

  1. ¡Se echa tanto de menos a los hijos cuando están en otro país!, aunque a todo se acostumbra uno, pero siempre hay momentos que la melancolía te atrapa pensando en ellos.
    Se bien de eso, pero gracias a Dios, ya están todas en Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repasando el blog me he dado cuenta de tu comentario que no había leído, perdona, agradezco como siempre tu atención. Un abrazo Elda.

      Eliminar
  2. Gracias por tus palabras. Somos de distintos mares, pero nos entendemos, por supuesto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco tarde mi contestación Antonio, seguramente fue en un tiempo en el que me distraje del blog. Te agradezco tus palabras, eres un gran escritor y poeta que siempre tiene tiempo para dedicar a los demás, por eso te lo agradezco doblemente. Espero que estés muy bien.

      Eliminar