Follow by Email

lunes, 11 de enero de 2016

Al amor por el dolor.








¿Fue bruscamente o fue paulatino?, ¿Cuándo empezó a saberse abandonada?, ¿Cuándo sintió las agujas en su corazón?, ¿Cuándo fue que el suelo se hundió bajo sus pies?, ¿Que aquel que la había amado ya no estaba?, ¿Cuándo dejó de celebrar sus cumpleaños?...


Toda la inocencia desapareció sin dejar rastro, su confianza empezó a tambalearse, su mundo hecho añicos, aquel dolor, aquel vacío, el desconsuelo, las miradas furtivas hacia otras familias completas...otro colegio, otros amigos, sin primos, sin tíos, todo cambió tan de repente que casi no se daba cuenta.



Y empezó la sobriedad, las preocupaciones, la austeridad, empezó a crecer aceleradamente, a ser adulta a los 12 años. 


Y así llegó su juventud, su primer trabajo,  su primera colaboración económica a su familia, así siguió muchos años. 

Se repitió de nuevo otra gran decepción, pero aquello no era nuevo para ella, así que la afrontó,con valentía,  siguio adelante con la firme intención de cambiar su destino,  lo consiguió, puso ilusión donde estaba la desesperanza, confianza donde había suspicacia,  fe en su futuro...

Y de repente, todo cambió, encontró la vida que le estaba esperando, la familia, todo un mundo lleno de vida nueva surgió ante ella y lo aprovechó, hasta el más mínimo segundo le fue revelado como maravilla. Y es que, con aquella base de dolor, todo lo bueno se triplicaba ante su mirada y se convertía en regalo de belleza y amor, había aprendido a través de la pena, ahora cualquier gesto de amor se le antojaba un milagro y ella misma se había llenado de paz, de saber vivir, el haber conocido lo que no debía ser, la había transformado en un pozo de gratitud del cual manaba un amor inacabable. Se había convertido en una persona en paz.

14 comentarios:

  1. El camino hacia la paz y lo más aproximado a la felicidad es a vece tortuoso, casi siempre diría yo e incluso añadiría que no siempre se consigue...pero de hacerlo, se saborea más y mejor, sin duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Entrañable relato, María, profundo y descriptivo. Hay un algo ahí que toca la fibra...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una vida como otras muchas,con sus altibajos pero con un final feliz gracias a la perseverancia y a la esperanza nunca perdida del todo.
    Interesante relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme Joaquín. Me satisface que te haya interesado. Abrazos.

      Eliminar
  4. ..., creo que con todo, 'ella' siempre supo que tenía una familia a su lado, que también tenía que compartir las penurias y las estrecheces. Pero estoy seguro de que también hubo alegrías, risas y hasta un poquito de felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto Néstor, solo que la moraleja es que no siempre lo mejor es tener todo, creo que las almas furtes se forjan con más asiduidad en las carencias que en las abundancias. Un beso.

      Eliminar
    2. Por supuesto Néstor, solo que la moraleja es que no siempre lo mejor es tener todo, creo que las almas furtes se forjan con más asiduidad en las carencias que en las abundancias. Un beso.

      Eliminar
  5. De los golpes que te da la vida, se aprende que hay que valorar más lo que se tiene, se aprende que la felicidad nunca es completa pero hay que disfrutarla cuando se siente. Mucha gente se sentiría identificada con tu bellas letras, son profundas y rozan el corazón, a mi me lo ha rozado. Te encontré de casualidad y con tu permiso me quedo, ha sido un placer visitar tu casa

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un placer que te hayas pasado por aquí y más todavía que te quedes, gracias por tus palabras Deray. Un abrazo y hasta la próxima.

      Eliminar
  6. Un final feliz y precioso para ese comienzo tan austero en todo. Es claro que cuando ocurre en la vida algo desagradable, cuando se supera y desaparece, todo parece luminoso, si alrededor tienes amor y cariño.
    Me encantó leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elda, es cierto, se aprende a ser feliz con lo que eres, con lo que te ofrece la vida y los seres que te rodean, se aprende a aceptar que la vida es eso, que es alegría y también tristeza...besos.

      Eliminar
  7. Un final feliz y precioso para ese comienzo tan austero en todo. Es claro que cuando ocurre en la vida algo desagradable, cuando se supera y desaparece, todo parece luminoso, si alrededor tienes amor y cariño.
    Me encantó leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar